¿PUEDO OBLIGAR A MI EX A VENDER NUESTRO PISO COMÚN?

27.08.2012 22:14




“Soy Juan, hace siete años que me separé, tengo dos hijos, Pedro y Maria, de 13 y 11 años, y el Juez decidió entregar el uso de nuestra vivienda y la custodia de los chicos, a mi ex, y a mi pesar, sólo los veo los fines de semana.

Hace un año conocí a Carmen, y procedí a solicitar el Divorcio, para contraer nuevo Matrimonio.

Hasta el momento, no nos importaba vivir de alquiler, pero ahora que voy a ser nuevamente padre, creo que lo conveniente es adquirir una nueva vivienda.

Sin embargo, como estoy pagando la Hipoteca del piso en el que vivía con mi anterior esposa, y donde residen mis hijos, me es imposible acceder a la compra del nuevo domicilio.

He intentado explicarle la situación a mi ex, Margarita, comentándole, que dado el boom inmobiliario, y espectacular subida de precios, podría beneficiarnos a ambos la venta de nuestro inmueble, pues si nos costó 15 millones, dada su ubicación, y los servicios y mejoras que posee, me he informado, de que actualmente podríamos obtener 65 millones.

De tal manera, que los dos estaríamos en disposición, de adquirir una nueva vivienda, más modesta, pero propia.

Su respuesta ha sido taxativamente no, escudándose en que nuestro hijos ya están habituados a la casa, al entorno, tienen allí sus amistades, y su Colegio.”



Esta situación es el pan nuestro de cada día, y se repite en millares de divorciados, que por ausencia de acuerdo en el reparto de sus bienes, se ven desprovistos de liquidez dineraria, y durante un gran periodo de tiempo tienen inmovilizados la mayor parte de sus recursos.


¿Puede Juan obligar a Margarita a vender el apartamento, y repartirse las ganancias?

En el caso en que los hijos menores convivan con la esposa, como en el supuesto que nos ocupa, la respuesta es rotundamente no.


No obstante, si el Patrimonio Común de Juan y Margarita, estuviese compuesto por más inmuebles, de tal forma que vendiendo todo el conjunto, ambos Cónyuges pudieran vivir de manera independiente, el Juez admitiría la división.

Es decir, si poseyesen un Chalet, Acciones, Seguros de Vida, Fondos de Inversión, Etc, no habría obstáculo teórico, a una posible Liquidación Judicial. En definitiva será la abundancia de Recursos Económicos, la que determine la procedencia o no de la misma.


Cuestión distinta, pero no infrecuente, es el caso de que el apartamento que constituye el Domicilio Conyugal, hubiese sido adquirido por Juan de soltero, pero que ha sido abonado en su mayor parte, con Dinero Ganancial, es decir, constante Matrimonio con Margarita.

Cuando estalla la crisis, el titular del apartamento, suele pensar que tiene unos Derechos Prioritarios y Superiores al otro, olvidando con frecuencia, que la casi totalidad de los pagos se han efectuado con dinero común.


Si la Separación es Contenciosa, el Juez atribuirá el uso y disfrute del apartamento, al Cónyuge que tenga la Custodia de los hijos, sea quién sea el titular de la vivienda. Decisión que se basa en el beneficio único del menor.


Solamente cuando la Separación sea de Mutuo Acuerdo, podrá establecerse la fórmula de cómo y cuándo se vende el inmueble. Debiéndose tener en cuenta siempre, que existe un dinero privativo invertido por el titular de la vivienda, antes de contraer Matrimonio, y por tanto deberá serle devuelto, sin olvidar su actualización, repartiéndose el resto, por mitades.