CONFLICTOS MATRIMONIALES: DISTINGUE Y CLASIFICA EL TUYO

26.08.2012 20:26




Cuando el Conflicto Matrimonial está en su punto álgido, la situación de tensión, se palpa en el ambiente, los Cónyuges están preocupados por proteger a sus hijos de las consecuencias, pero el problema real no es este, sino cómo pueden ayudarles a sobrellevar este Proceso a los menores.

Los estudios revelan que los hijos de padres divorciados tienen un riesgo potencial mayor de seguir conductas idénticas a las de sus Progenitores, y que cuánto más grande sea el conflicto, mayor incidencia tendrá sobre sus hijos.

El objetivo final de los padres será en todo caso, determinar cuál es su nivel de conflicto, y así poder tomar, todas las medidas necesarias que ayuden a minimizar el impacto de dicha situación sobre los niños.

¿Cómo podemos clasificarlos?: atendiendo a su intensidad, nos encontraremos diferentes tipos, altos, medios y bajos.


- Conflictos Matrimoniales de Alto Nivel: son aquellos en los que los padres no tienen capacidad de resolver el asunto por si mismos, mantienen posturas diametralmente opuestas en todo, sus puntos de vista acerca de la familia y los procesos educativos, tienen un carácter esencialmente diferente, lo que para uno es bueno, para el otro es radicalmente distinto.

Estos conflictos, generalmente se producen cuando hay diferencias respecto a la Custodia de los hijos, y por temas generalmente patrimoniales.

No sólo acaban sometiendo al Juez sus diferencias de criterio, para que una Sentencia les solucione la situación, sino que la misma, una vez que se dicta, generalmente, no agrada a los implicados, originando Recursos Procesales y multitud de incidentes judiciales.


Los hijos terminan en los llamados, “Puntos de Encuentro Familiar”, se producen discordias en la entrega y recepción de los niños, impago de las Pensiones , el problema se eterniza y enquista, los Bienes Conyugales no se reparten, y se finaliza liquidando el Patrimonio Conjunto muchos años más tarde de lo que sería recomendable.

Aumentan los Costes Procesales, la sensación de impotencia, frustración e ira en los miembros de la pareja aumentará innecesariamente , y los hijos habrán resultado instrumentalizados como un arma arrojadiza, siendo los grandes perjudicados de cara al futuro.


- Conflictos de Grado Medio: los Cónyuges por sí solos no encuentran la solución al problema, requieren de ayuda ajena, pero la Crisis es menos profunda, la intensidad de las heridas no tiene tanta incidencia, y en un periodo de entre 4 a 12 meses suele zanjarse el problema.

Con recursos exteriores a la pareja: Abogados, amigos y familiares, aunque los padres en conflicto no pueden resolverlo, el problema tiene solución.


- Conflicto de Baja Intensidad: Los miembros de la pareja manejan esencialmente el problema por si mismos, de forma civilizada, alcanzando una sintonía de puntos mínimos para ponerse de Acuerdo, aunque existan pequeñas divergencias.

Se sientan, hablan, hay comunicación entre ellos, alcanzan acuerdos, dividen sus recursos, utilizan la racionalidad como punto de partida, no quieren hacerse daño el uno al otro, pretenden terminar lo antes posible, de una forma satisfactoria para ambos, no quieren perjudicar a nadie, y consideran prioritario el interés de sus hijos.