La causa y la razón de ser del proceso

26.07.2012 19:59

La causa y la razón de ser del proceso

 

La causa del proceso: el conflicto de intereses.

Cuando el hombre supera su estado de soledad y comienza a vivir en sociedad aparece ante el la idea de conflicto.
Pretensión: Cuando un individuo quiere para sí y con exclusividad un bien determinado, e intenta implícita o expresamente someter a su propia voluntad una o varias voluntades ajenas.
Si una pretensión es satisfecha, el estado de convivencia permanece incólume. Pero si no se satisface, resulta que a la pretensión se le opone una resistencia.
Al fenómeno de coexistencia de una pretensión y de una resistencia acerca de un mismo bien en el plano de la realidad social se le da la denominación de conflicto intersubjetivo de intereses.

Las posibles soluciones del conflicto intersubjetivo de intereses.

En un principio el conflicto se resolvía sólo por el uso de la fuerza.
Al aceptar, luego, todos los coasociados la posibilidad de dialogar, surgió como natural consecuencia la probabilidad de autocomoponer pacíficamente sus conflictos.
Desencadenado un conflicto intersubjetivo de intereses, puede ser disuelto o resuelto, mediante:
Autodefensa: La parte afectada por el conflicto no acepta el sacrificio del propio interés y hace uso de la fuerza cuando el proceso llegaría tarde para evitar la consumación del daño.
En el código penal, no es punible el que obrare en defensa propia o de sus derechos.
En el código civil se permite el uso de la fuerza para proteger la posesión.
Autocomposición:

  • Directamente (sin ayuda de nadie): Son las propias partes quienes llegan a la composición a base de una de tres posibles soluciones:
      • El pretendiente renuncia unilateralmente al total de su pretensión. (desistimiento).
      • El resistente renuncia unilateralmente al total de su resistencia. (allanamiento).
      • Ambos contendientes renuncian simultánea y recíprocamente a parte de sus posiciones encontradas. (transacción).

Este juego de renuncias origina tres instituciones jurídicas: el desistimiento, el allanamiento y la transacción. Y todas ellas constituyen distintas formas mediante las cuales las partes pueden conciliar sus intereses. La conciliación opera como un verdadero resultado (se ha disuelto el conflicto sin necesidad de que nadie lo resuelva).

    • Indirectamente (con la ayuda de otro): Sin disolver el conflicto planteado, las partes llegan a un acuerdo mediante el cual permiten que un tercero efectúe actividad conciliadora entre ellas. Esta actividad puede presentarse como tarea de:
      • Simple intento de acercamiento o amigable composición: El tercero, espontáneamente o acatando pedido expreso de los interesados, se limita a intentar su conciliación sin proponer soluciones. Constituye solo un medio de acercamiento.
      • Mediación: El tercero, acatando pedido expreso de las partes, asume la dirección de las tratativas y hace proposiciones que ellos tienen plena libertad para aceptar o rechazar. La actividad desplegada por el tercero sólo es un medio para que los contendientes lleguen por si mismos al resultado de la composición.
      • Decisión: El tercero, a pedido expreso de las partes y dentro de los limites que ellas fijan al efecto, no solo intenta el acercamiento, no solo brida propuestas de soluciones, sino que, luego de escucharlas en pie de perfecta igualdad, emite decisión que resuelve definitivamente el conflicto, pues las partes se han comprometido en forma previa a acatarla.

Heterocomposición publica: Cuando se descarta la Autocomposición, la solución del conflicto pasa exclusivamente y como alternativa final por el proceso judicial. Este es el único supuesto de resolución que escapa al concepto genérico de conciliación.
El conflicto intersubjetivo de intereses puede ser solucionado por cuatro vías diferentes:

  • Por el uso de la fuerza: Debe descartarse para mantener la cohesión del grupo social.
  • Por el uso de la razón: Iguala a los contendientes y permite el dialogo, posibilita lograr una Autocomposición directa que se traduce en una renuncia total del pretendiente (desistimiento); en una renuncia del resistente (allanamiento); y en sendas renuncias reciprocas y parciales (transacción).
  • Por el uso de la autoridad de un tercero: Permite lograr una Autocomposición (desistimiento, allanamiento, transacción) indirecta gracias a la amigable composición o a la mediación de tal tercero. También permite llegar a una Autocomposición privada cuando el tercero adopta una actitud de decisión.
  • Por el uso de la ley: Siempre que los contendientes descarten las soluciones autocompositivas, deben lograr la heterocomoposición pública con la resolución de un tercero que es juez. Ello se obtiene exclusivamente como resultado de un proceso.

La razón de ser del proceso.

La idea de proceso se vincula con la necesidad de organizar un método de debate dialéctico y, surge claro que la razón de ser del proceso no puede ser otra que la erradicación de la fuerza en el grupo social, para asegurar el mantenimiento de la paz y de normas adecuadas de convivencia.
En algunos casos la ley permite a los particulares utilizar cierto grado de fuerza que se halla legitimada por el propio derecho.
El estado también se halla habilitado para ejercer la fuerza.
Esto se presenta como una rara paradoja: para obviar el uso de la fuerza en la solución de un conflicto, se la sustituye por un debate dialéctico que termina en una decisión que organizara un acto de fuerza al tiempo de ser impuesta al perdidoso.
El acto de fuerza puede ser visto desde un triple enfoque:

  • Es ilegitima cuando la realiza un particular.
  • Es legitimada cuando el derecho acuerda excepcionalmente al individuo la posibilidad de su ejercicio.
  • Es legítima cuando la realiza el estado conforme con un orden jurídico esencialmente justo y como consecuencia de un proceso.

La razón de ser del proceso es la erradicación de la fuerza ilegitima dentro de una sociedad dada.
Se trata de mantener la paz social, evitando que los particulares se hagan justicia por mano propia.