LOS EFECTOS DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA SOBRE LOS NIÑOS.

27.08.2012 23:04




Cuando las relaciones abusivas se instauran dentro del matrimonio, y éste tiene hijos, el problema se complica y agrava. Si tu voluntad es débil o no tienes las ideas claras sobre como superar esta situación, sería deseable por el bien de tus pequeños que lo consideres tan pronto como te sea posible.

Como todos sabemos la violencia fomenta el aislamiento de la víctima y tiene efectos destructivos sobre la familia, pero lo que no es tan conocido los efectos tan perversos que causa sobre los pequeños, los cuales si han estado inmersos en un escenario de este tipo tardarán años en recuperarse.

Los modernos estudios de psicología asumen como un hecho cierto, que aproximadamente uno de cada tres niños que ha vivido en un hogar donde haya existido violencia tiene amplias posibilidades de desarrollar problemas de tipo emocional y de conducta cuando alcance la vida adulta.

Los niños aprenden por inmersión, son como esponjas, absorben de una forma consciente o inconsciente la información del mundo que les rodea.

Cualquier signo de violencia u odio al que queden expuestos tendrá consecuencias futuras, su mente y retina lo recordará largo tiempo.

El niño necesita estar rodeado del amor, confort, y seguridad que le proporcionan sus padres, y en un escenario de violencia se crea una atmosfera de terror, confusión e inestabilidad.

Los pequeños, cuando son más mayores, especialmente los varones pueden llegar asentirse responsables de la situación de maltrato que han sufrido sus madres, y tratan de lidiar con su impotencia para tratar de acabar esa situación.

Los estudios de los expertos, demuestran que los menores que han crecido en un hogar donde haya habido violencia están más expuestos a cometer ese tipo de abuso en su vida adulta de pareja.

Otros pequeños, tanto niños o niñas, crecen pensando que el abuso físico sobre otra persona puede ser una situación normal.

Algunas niñas por el contrario desarrollan un enfoque muy particular en el que llegan a tener la impresión duradera de que el hombre ha de ser el dominador y que la mujer debe mostrarse complaciente, débil y servil.

La violencia física no solamente deja señales externas, sino que provoca unos demoledores efectos desde el punto de vista emocional en el niño, un pequeño que crezca en un ambiente de este tipo, desarrollará con frecuencia una actitud de retraimiento, un carácter tímido, y generalmente un bajo rendimiento escolar. Pero esto no es lo peor, puesto que presentan una gran dificultad a la hora de mantener o conseguir amigos, e incluso cuando lleguen a la pre-adolescencia, su tendencia a buscarse problemas es muy alta.

La violencia doméstica no sólo provoca efectos emocionales en los niños, sino también consecuencias físicas. No será rara la ocasión en la que estos niños tengan dolor de estomago, insomnio, y no consigan retener la orina.

Cuando los niños se convierten en adultos, en muchos casos la situación se puede agravar, cometiendo hechos delictivos, intentos de escaparse de su domicilio, y en los supuestos más graves tentativas de suicidio, droga y el alcohol.

La violencia doméstica es un crimen que no debe quedar impune, y debes tener presente y que es necesario que realices las acciones apropiadas para que este ciclo de abusos termine, y que tus pequeños puedan vivir en un entorno saludable donde el amor y el cariño predominen.